jueves, 6 de mayo de 2010

Palabras y discordancias

Mi cuerpo se esparce, mis ojos escuchan tus colores, y mis manos se enceguecen ante tu presencia. Puedo desgustar tus sonrisas, puedo escuchar tus pensamientos. En tu boca veo mi reflejo y tu cabello pronuncia ternura. Tu mano invisible podria estar cerca; podría estar lejos. Pero vos oís mi imagen, sentís mis pestañas y tus ojos me hablan sobre malos recuerdos. Tu sudor es dulce y tu aroma claro. Tus labios resuenan con el tono de mis palabras.

Palabras.

Tus ojos ven cuando yo hablo, pero no escuchan. Mis manos hablan de tranquilidad y tus pulmones no la sienten. Hemos llegado a la discordancia absoluta: Tus colores son mis palabras. Tu caricia es mi visión.¿Lo que tú oyes?. Mi aroma.
Te ofrezco mi mundo en una bandeja de plata. Intento besarte, liberarte de tus cadenas.

Te invito a que me consumas y te refuerces.

Te invito al olvido y a la perdición.

Tú eliges.

Supongo que esto es “adiós”.