domingo, 7 de febrero de 2010

¿Qué hacer...?

¿Qué hacer cuando tu piel lo pide y tu corazón late fuerte por ello pero en el camino te encuentras la puerta cerrada?
¿Te detienes a golpear la puerta, o te desvías por el pasillo más cercano?

1 comentario:

Ro dijo...

Santi, amigo, las puertas están hechas para ser abiertas (aún cuando están con llave).
Suerte y muchos besos!!!!
Ro