viernes, 2 de noviembre de 2007

Imágenes, recuerdos, mentiras

"...el eterno devenir. Los recuerdos se le escapaban, la emoria volvíase una maraña confusa de momentos indeterminados, como los rasguños y manchas de una vieja película de cine.
El hombre pálido ya no distinguía las escenas filmadas ante las pequeñas transiciones creadas para mantener la coherencia.
Su inconsciente se había adaptado, comenzó a trabajar como un editor que selecciona minuiciosamente las partes que conforman la obra final: agregando, sustrayendo, reemplazando.
Un árduo proceso, como un dios que considera el siguiente paso en su creación. Una utopía ireeal que le permitía soportar su existencia. Un sueño inacabable, una historia sin fin.
Las imágenes comenzaron a asemejarse cada vez más a su idílica mentira. Las piezas comenzaban a encajar. El rompecabezas proto estaría armado.
Los símbolos y señales le apabullaron, y volviéronle más sensible con cada suspiro.
Allí donde había un vacío, escenas de una implacable hermosura aparecieron.
La escena de su mano solitaria fue reemplazada por la imagen de manos entrelazadas.
El oscuro y desolado rincón de su alma comenzaba a sentir un flujo de luz que lo colmaba.
El hombre pálido estaba completamente desconcertado por los recientes eventos. Alguien llamaba a su puerta.
Todo comenzaba a tener sentido, ahora sólo restaba hallar y colocar una última pieza para que la imagen fuera completa. El rompecabezas estaba casi completo..."

1 comentario:

Carnófago dijo...

He leído todas las entradas, o al menos croe que fueron todas.

Me ha parecido buena la forma en que escribe y trasmite sentimientos que al parecer son puros. Sin embargo creo que sería realmente interesante si lograse no sólo quedarse en lo superficial y exterior, sinoi profundizar a la esencia misma de las cosas. Eso le daría... profunidad y trascendencia.

De todas formas hay elementos en sus escritos que me han gustado.

Sin más, me despido.

Carnófago.